Es una enfermedad que afecta los huesos y provoca la disminución del tejido que lo forma, haciendo que el hueso es menos resistente y más frágil de lo normal. La Osteoporosis hace que los huesos sean demasiado frágiles ante una caída, pudiéndose romper o fracturarse con facilidad. La Osteoporosis puede ocurrir a cualquier edad tanto en hombres como mujeres, pero es más común en las mujeres mayores.

osteoporosis

¿Qué causa la Osteoporosis?

En las mujeres, la menopausia es la causa principal de pérdida de masa ósea, debido a la disminución de los niveles de estrógenos. La pérdida de estrógenos se da por la menopausia fisiológica o por la extirpación quirúrgica de los ovarios.

La Osteoporosis también puede ser causada por:

  • Enfermedades digestivas
  • Insuficiencia renal
  • Diabetes mellitus
  • Deficiencia de calcio y vitamina D por mal nutrición
  • Consumo de tabaco y alcohol
  • Vida sedentaria

 

Una enfermedad silenciosa

La Osteoporosis no provoca síntomas, no obstante, es un error considerar que la pérdida de masa ósea provoca dolores en el músculo esquelético. Las principales manifestaciones clínicas de la Osteoporosis se deben a sus complicaciones: las fracturas, que se producen principalmente en columna vertebral, muñeca y cadera. Son causadas por un traumatismo menor, como una simple caída. Por ello se denominan fracturas por fragilidad.

 

¿Cómo prevenir la Osteoporosis?

  • Visite a su Médico para el diagnóstico adecuado y determinar si se trata de una Osteoporosis primaria o secundaria.

 

  • Incluir una cantidad adecuada de calcio en la dieta: los productos lácteos como la leche, el queso y el yogur, son fuentes muy ricas en calcio. Los vegetales ricos en calcio incluyen las hojas de rábano, la col y el brócoli. El calcio es necesario para hacer posible el crecimiento óseo, la reparación ósea y mantener la fortaleza del hueso y es un aspecto del tratamiento de la Osteoporosis.

 

  • La práctica de ejercicio físico: múltiples estudios confirman que mantenerse en el peso ideal y realizar periódicamente ejercicio físico aeróbico o ejercicios de resistencia, pueden mantener o incrementar la densidad ósea (DO) en mujeres posmenopáusicas. Otros beneficios del ejercicio físico incluyen mejoras en el equilibrio y reducción en el riesgo de caídas.

Escrito por: Dra. Helga Aguilar