Nada nos llena tanto de emoción como esta época, la cual es para muchos la mejor del año por su significado y porque diciembre está lleno reuniones sociales y familiares; convivios en la playa, cenas de navidad y fin de año, en fin, las posibilidades de excedernos con lo que comemos o bebemos se multiplican.

Queremos compartirte algunos consejos para que tomes en cuenta en estas fiestas de fin de año y que tu salud y bienestar no se vean afectados.

1. Prepárate mentalmente

Todos nos emocionamos antes de una cena o reunión de navidad o fin de año, sabemos que la pasaremos bien y comeremos bien, pero es importante mentalizarnos que los excesos ya sea en la comida o la bebida pueden ser muy dañinos a nuestra salud; te recomendamos no llegar con mucha hambre a tu fiesta o cena, puedes disfrutar algún batido de proteínas o comer algo liviano como una ensalada antes de llegar a tu lugar de reunión, así podrás moderar tu apetito y reducir las porciones que comerás.

2. Restringe las bebidas

Las bebidas alcohólicas están presentes en casi todas las reuniones de fin de año, pero es importante moderar su consumo, no solo por tu salud, sino porque el exceso de consumo puede llevarte a perder el control de tus facultades físicas y ocasionar daños a terceros o accidentes automovilísticos. Elige bebidas con bajo valor calórico como vinos, sidra o champaña. Si no tomas bebidas alcohólicas te recomendamos que evites las bebidas azucaradas como gaseosas o jugos artificiales; y sobre todo no olvides el consumo suficiente de agua.

3. No abuses de la comida

La salsa del pollo o el pavo de mamá tiene algo especial que nos abre el apetito, pero es importante no excedernos en cuanto a las porciones de comida que disfrutamos, ya que podríamos desequilibrar demasiado nuestra alimentación, lo cual resentirá nuestro cuerpo. No te estreses por toda la comida que verás en la mesa, disfruta estar con tu familia y come delicioso, pero hazlo con moderación y de forma controlada.

4. Presta atención a tu cuerpo

Nuestro cuerpo nos envía señales claras cuando una necesidad como comer está suplida o cuando es necesario tomar agua, por ejemplo; es importante prestar mucha atención, si el cuerpo dice que está satisfecho con el consumo de alimentos o bebidas, no debes ir en contra de ese mensaje consumiendo más. Mientras prestes atención a tu cuerpo las cosas deben marchar bien. No olvides que tu rutina de ejercicios no debe verse muy afectada por esta época, dedica tiempo a ejercitarte y así podrás comenzar el año nuevo con mucha energía y la mejor actitud.

 

¡Felices Fiestas!